Tips para saber cuando incorporar el relleno nórdico

comprar almohadas

Elegir almohada o comprar un colchón son decisiones importantes a las que dedicamos tiempo y esfuerzo, sin embargo hay otras decisiones relacionadas con nuestro descanso sobre las que no hay consenso y también son importantes. Por ejemplo, ¿cuál es el momento ideal para empezar a dormir con un edredón nórdico? Cada vez es más complicado saber cuando ponerlo por los cambios de temperatura extremos que vivimos a veces. Hoy, en este post te damos unos pequeños consejos para que sepas reconocer la ocasión perfecta para hacer el cambio.

Duermes encogido y das demasiadas vueltas

Es una clara señal de que tienes frío en la cama. Puedes optar por ponerte un pijama más abrigado, pero lo ideal en este caso sería cubrirte con un relleno nórdico ligero, también conocido como relleno nórdico de verano perfecto para temperaturas que ronden los 21ºC – 22ºC.

Duermes con una colcha y no te llega

Tienes una sábana encimera y has incorporado una colcha para dormir, pero es insuficiente. No lo pienses más, es hora de tener un descanso tranquilo y sin frío colocando un buen edredón nórdico.

¿Utilizas el protector de colchón termorregulador?

Si ya no resulta agradable la sensación de fresquito al meterte en la cama, vete pensando en incorporar el relleno nórdico más pronto que tarde.

Temperatura por debajo de los 21ºC

Si tu habitación se encuentra a una temperatura inferior a 21ºC, coge ya el relleno nórdico y disfruta de un descanso tranquilo y confortable.

Duermes con las ventanas cerradas

Si duermes con las ventanas cerradas porque sientes frío y corrientes en la cama por la noche. No cabe la menor duda de que es momento de pasarte al relleno nórdico.

Dejas los cojines en la cama

En lugar de retirar los cojines de la cama para dormir, te rodeas de ellos como si de un fuerte militar se tratase. No te engañes, lo haces para aislarte del frío, déjalos a un lado y hazte con un nórdico como debe ser.

Tienes la manta del sofá en la cama

Si por alguna razón, que no es otra que tener frío, te llevaste la manta del sofá a la cama y no la sacaste más, deja ese apaño temporal y duerme plácidamente con tu edredón nórdico favorito.

Dormir pegado a tu pareja

Buscar el calor corporal de otra persona cuando intentas dormir es un punto de inflexión para plantearte añadir a tu cama un edredón nórdico. Una buena cobertura os ayudará a los dos a tener un descanso más placentero. Si tu pareja no lo necesita, siempre puedes utilizar un relleno de 90 para tu parte de la cama.

Dormir con la colcha doblada por la mitad

Tienes frío pero todavía te parece pronto para sacar tu edredón a relucir. Déjate de inventos, vete a buscar tu nórdico, ¡llegó la hora, abraza el otoño y ríndete a los encantos de una cama calentita y mullida!

Abrir chat