Renueva tu casa con el poder de la neuroarquitectura

comprar un colchón
¿Tendrías en cuenta cómo puede afectar a tu cerebro comprar un colchón u otro, colocar una mesa de una forma o de otra? Seguro que jamás se te había pasado por la cabeza, nunca mejor dicho. En este artículo venimos a explicarte qué es la neuroarquitectura y cómo puedes aprovecharla para renovar tu casa. 

La máxima de esta teoría es la siguiente: “Los cambios en el entorno, cambian el cerebro, por tanto, modifican nuestro comportamiento.” Dicho de otra manera… A partir de ahora, cada vez que vayas a comprar algo nuevo para casa, desde encargar un somier hasta comprar almohadas, debes pensar en cómo este nuevo elemento puede llegar a hacerte sentir mejor en casa. Para simplificar esto vamos a contarte, cinco cosas que debes conocer antes de comprar muebles para casa pensando en la neuroarquitectura: 

  • Escapa de las esquinas: los objetos muy angulosos y afilados no le gustan a tu cerebro, nos producen angustia. Lo ideal es buscar dentro de lo posible las formas curvas para el mobiliario; en lugar de sofás o sillas muy rectas, es buena idea optar por butacas con mucho mullido y de formas redondeadas. Esto no quiere decir que tu casa tiene que empezar a parecer un cuadro de Van Gogh, tenemos que buscar la armonía entre estas dos opciones. 
  • Plantas, más importantes de lo que crees: al incorporar algo de naturaleza viva a nuestra casa nos sentiremos más conectados con el exterior, esto puede reducir el estrés en situaciones en las que podemos pasar mucho tiempo metidos en casa. Algunas plantas  pueden ayudarte a aumentar la calidad del aire, como la Ficus, una especia que llega a filtrar partículas que de otro modo estaríamos respirando.
  • Dale una vuelta más: a veces no es necesario acudir a tu tienda de muebles de confianza, con cambiar las cosas de sitio podemos conseguir más de lo que creemos. Cambiar la cama, o el escritorio de orientación suele dar unos resultados impresionantes, si nunca lo habías probado  intenta colocar la cama de tal modo que la puerta de a uno de los laterales e intenta que la ventana de la habitación ilumine por el otro, seguro que te sorprendes. 
  • El desorden, tu peor enemigo: tener espacio de almacenaje en casa es muy importante y más si hablamos del dormitorio. Cada vez están más de moda los canapés o los somieres con cajonera integrada, así que cuando te decidas a comprar un colchón nuevo no es mala idea que te plantees una de estas opciones, el espacio nunca sobra. 
  • Un toque de color: muchas personas tienden a pintar toda su casa de blanco, lo cual es buena idea de cara a darle a esta una mayor sensación de espacio, pero debemos tener en cuenta que se puede seguir tiñendo el espacio de color sin necesidad de pintar. Comprar almohadas y cojines con fundas de varios colores es una gran idea, podemos escoger entre infinidad de tonos y motivos que vayan acorde con el resto de la estancia. Los cuadros o láminas decorativas también son una ideales para dar un poco de vida a una pared blanca. 
Abrir chat